miércoles, 23 de enero de 2008

LA GEOSFERA

LA GEOSFERA.
Es el segmento sólido de la Tierra, está constituida por tres capas internas: núcleo, manto y corteza terrestre o litosfera.


El núcleo es la envoltura más profunda, se halla a profundidades comprendidas entre los 5.100 y 6.380 Km., representa el 14% del volumen total de nuestro planeta, es una gigantesca esfera de hierro derretido y solidificado, su temperatura es superior a los 4.500 ºC debido a reacciones radioactivas, presenta dos secciones: núcleo interno y núcleo externo.
  • El núcleo interno: contiene los metales más pesados, especialmente hierro y níquel (NIFE); a pesar de estar sometido a altas temperaturas se mantiene en estado sólido debido a las altas presiones que soporta.
  • El núcleo externo, también está formado por hierro y níquel, es una porción líquida porque se encuentra en permanente estado de fusión y genera el campo magnético de la Tierra.
El manto, se localiza a profundidades que van de los 700 a 2.900 Km., es la capa más grande ya que abarca el 80% del volumen total de la Tierra, esta constituido por rocas periodititas ricas en sílice, magnesio, hierro (SIMAFE). De acuerdo a su profundidad se pueden diferenciar tres secciones: manto superior, astenosfera y mesosfera.
  • El manto superior o zona externa, conformado por materiales sólidos y es donde se producen los terremotos.
  • La astenosfera o parte media del manto, se compone de materiales fundidos (magma) debido a la elevada temperatura y presión. En ella se originan fenómenos que modifican la estructura de la superficie terrestre, tal es el caso de los plegamientos montañosos, desplazamiento de los continentes y formación de volcanes entre otros.
  • La mesosfera o sección más profunda del manto, esta formada por rocas en estado sólido.
La litosfera o corteza terrestre. Etimológicamente significa esfera de piedra, es la capa más superficial de nuestro planeta, contiene abundante oxígeno, silicio y aluminio, su espesor varía entre los 10 y 50 Km., es la capa más delgada y representa el 3% del volumen total de la Tierra, en ella ocurren procesos orgánicos que dan origen a la vida; además, esta formada por rocas ígneas sedimentarías y metamórficas. Presenta grandes irregularidades, sus porciones más elevadas son los continentes e islas y sus zonas deprimidas forman las cuencas oceánicas.
La litosfera está formada por tres capas superpuestas que son: el suelo, el material subyacente o regolito y el lecho rocoso o roca madre:
  • El suelo, es la capa superficial de la litosfera, de espesor variable, compuesto por una serie de materiales heterogéneos provenientes de la desintegración de las rocas más superficiales y la descomposición de restos vegetales y animales que dan origen a la materia orgánica o humus.
  • El material subyacente o regolito, está formado por rocas parcialmente desintegradas o meteorizadas por efectos de la humedad y la temperatura, representa el material del cual se deriva constantemente el suelo.
  • La roca madre o lecho de rocas, es aquella que no ha sido alterada y se encuentra por debajo del regolito; en los continentes la roca madre está formada por rocas ígneas graníticas (Sial) y por debajo de los océanos por rocas ígneas basálticas (Sima).
FACTORES QUE INTERVIENEN EN LA FORMACIÓN DE LOS SUELOS
Los suelos se forman gracias a la interacción de una serie de factores y entre otros tenemos los siguientes:
Características de la roca madre. El producto de la desintegración de la roca madre da origen a los suelos y les concede características específicas en cuanto a su fertilidad y a la cantidad de arena, limo, arcilla que estos puedan poseer.
El clima. Gracias a la acción de la temperatura, lluvias, viento, humedad y presión se producen reacciones físico-químicas que influyen en la formación de los suelos a tal punto que, de acuerdo al comportamiento del clima, se pueden clasificar los suelos en zonales, azonales e intrazonales.
La vegetación, interviene en la formación y evolución de los suelos porque gracias a la descomposición de hojas y trocos se produce el humus constituye la capa orgánica de muchos suelos; así mismo, el sistema radicular de las plantas altera el material que forma el suelo; también la vegetación ejerce una acción protectora mitigando, en muchos casos, los efectos negativos de las lluvias, es decir la lixiviación y erosión de los suelos.
El relieve, influye en la formación de los suelos ya que cuando éstos se desarrollan en pendientes bastante inclinadas tienden a ser pobres en nutrientes y con gran fragilidad ambiental, debido a que la acción de las aguas de lluvia se acentúa por la fuerza de gravedad.
La acción antrópica. La acción del hombre puede ser negativa o positiva: es negativa, cuando propicia la destrucción de los suelos mediante el sobrepastoreo, la minería, tala y quema indiscriminada. Será positiva cuando realiza un manejo adecuado de este recurso y realiza acciones orientadas a su protección.
La acción de animales. En la generalidad de los casos, los invertebrados y microorganismos influyen positivamente en el desarrollo y enriquecimiento de los suelos,
PERFIL DEL SUELO
Se refiere al conjunto de capas superpuestas con características distintas desde la superficie hasta el sustrato rocoso.
Los horizontes se designan por letras y sus correspondientes subíndices para indicar los niveles o unidades edafogenéticas.
La formación de cada uno de estos horizontes depende de las características topográficas, el tipo de vegetación, el sistema de drenaje e inclusive el clima.
En la generalidad de los casos, cuando observamos un suelo con los horizontes A B C, estamos en presencia de un suelo maduro y cuando no cuenta con todos estos horizontes, se trata de un suelo inmaduro o poco desarrollado.
Para ver una idealización de los distintos horizontes que puede contener un suelo, pulsa aquí

CLASIFICACIÓN DE LOS SUELOS
Los suelos han sido clasificados tomando en cuenta sus características y fundamentalmente atendiendo a las necesidades del hombre. Es así como encontramos clasificaciones basadas en la influencia del clima, su textura, grado de acidez y utilidad agrológica.
  1. Tomando en cuenta la influencia del clima, los suelos han sido agrupados en tres grandes órdenes: zonales, azonales e intrazonales:
    1.1.- Los suelos zonales, se han producido por la acción prolongada del clima y la vegetación, además de contar con buenas condiciones de drenaje. En su proceso de formación influye la laterización (lixiviación) o acumulación de hierro en forma de óxido férrico y en menores cantidades óxido de aluminio.
    1.2.- Los suelos azonales, no tienen características bien definidas, son suelos que debido a su reciente formación aún no reflejan la acción del clima, se originan por constante sedimentación que producen los ríos.
    1.3.- Los suelos intrazonales, se han formado en condiciones de muy mal drenaje, tal es el caso de los pantanos llanuras de inundación y determinadas zonas desérticas o sobre calizas cuya influencia es determinante.
    Para ver una tabla que indica las características de estos suelos, primero pulsa aquí y luego aquí.

  2. Sobre la base de su granulometría o textura (*), es decir, cuando se considera la proporción arena, limo o arcilla que puedan contener los suelos, estos son clasificados como ligeros, medianos o francos:
    2.1.- Suelos ligeros o livianos, están conformados por granos grandes en los cuales prevalece la arena.
    2.2.- Suelos pesados, están constituidos por partículas pequeñas, predominantemente de arcilla.
    2.3.- Suelos francos, en estos suelos las partículas de arena, arcilla y limo se encuentran distribuidas en proporciones equilibradas. Cuando predomina la arena se les denomina franco-arenosos, cuando prevalece la arcilla se les llama franco-arcillosos y cuando sobresale el limo reciben el nombre de franco-limosos.
    (*) La textura de un suelo es la proporción de partículas menores de 2 milímetros (mm.) de diámetro. La arcilla esta formada por partículas inferiores a 2 micras ( 0,002 mm.), el limo tiene granos de 50 a 2 micras de diámetro y la arena de 200 a 50 micras.
    De la textura del suelo se deriva su capacidad de retención de agua y la resistencia al trabajo mecánico del arado. La permeabilidad de los suelos varía de acuerdo al mayor o menor tamaño de las partículas que lo forman. Por ejemplo, los suelos arenosos dejan pasar el agua con mayor rapidez que los suelos arcillosos.
    Para ver ejemplos de los tipos de suelo según su textura, pulsa aquí

  3. Atendiendo a su grado pH (**) los suelos pueden ser clasificados en:
    3.1.- Suelos ácidos con un pH comprendido entre 3 y 5
    3.2.- Suelos ácidos moderados a ligero con un pH comprendido entre 5,1 y 6,9
    3.3.- Suelos con alcalinidad ligera a moderada cuyo pH esta comprendido entre 7,1 y 9
    3.4.- Suelos con alcalinidad fuerte o muy fuerte contentivos de un pH entre 9,1 y 11

    (**) El pH, es la concentración de iones hidrógeno, se utiliza para saber el grado de alcalinidad o acidez del suelo. El pH en los suelos se determina por el resultado de reacciones químicas complejas y los principales factores que intervienen para la tipificación del pH en un suelo son: los minerales aluminiosilicatados, óxidos hidratados y el CO2 entre otros. Para saber la acidez del suelo existe una escala de medición con unos niveles del 0 al 14, donde el “0” representa la mayor acidez y el “14” el mayor nivel de alcalinidad. El nivel medio, en el que el sustrato es neutro, es el que correspondería al 7 donde los grados de alcalinidad y acidez están completamente igualados.
    El pH tiene gran importancia dentro de los suelos ya que influye en la flora y la fauna ya que las plantas se desarrollan mejor en medios neutros a alcalinos debido a la actividad de los microorganismos, hongos y bacterias que se desarrollan mejor en estos medios y hacen proliferar a todos los demás organismos vivos.
    Al pulsar aquí verás una tabla que hace referencia a la acidez o alcalinidad de los suelos

  4. Clasificación según la utilidad agrológica “Soil Taxonomy”. Esta clasificación considera la existencia de seis categorías a saber: órdenes, subórdenes, grupos, subgrupos, familias y series. Los órdenes son entisoles, inceptisoles, vertisoles, mullisoles, spodosoles, alfisoles, ultisoles, oxisoles, histosoles.
    4.1.- Entisoles o suelos muy poco evolucionados, no muestran ningún desarrollo de perfiles (AC), sus propiedades están muy determinadas por el material original. Se localizan sobre depósitos recientes naturales o antrópicos. Por ejemplo los de las vegas de los ríos, próximos a la ribera.
    4.2.- Inceptisoles o suelos baja o media evolución (jóvenes), muy poco meteorizados y desarrollados; generalmente presentan uno o más horizontes donde los minerales han sido removidos o alterados. Son suelos de tundra, volcánicos recientes o de zonas recientemente deglaciadas.
    4.3.- Vertisol o suelos con alto contenido en arcillas expansibles, con anchas y profundas grietas durante la estación seca, con abundantes cútanes (superficies lisas y brillantes debido a arcillas orientadas) de presión y agregados en forma de cuña.
    4.4.- Mullisol, son suelos que se desarrollan en zonas de pradera en climas templados; con un horizonte superficial blando; rico en materia orgánica, espesa y oscura.
    4.5.- Aridisol, suelos con falta de agua la mayor parte del año por aridez del clima o salinidad extrema, presentan yeso o acumulaciones frecuentes de carbonatos.
    4.6.- Spodosol, suelos forestales húmedos; frecuentemente bajo coníferas. con un horizonte B enriquecido en hierro y/o en materia orgánica y comúnmente un horizonte A gris-ceniza, lixiviado
    4.7.- Alfisol, suelos con horizonte argílico saturado, es decir, suelos con un horizonte donde las arcillas filosilicatadas se han acumulado por iluviación en cantidades significativas, generalmente se trata de suelos jóvenes, comúnmente bajo bosques de hoja caediza.
    4.8.- Ultisoles, son suelos lateríticos con subsuelos rojos y fuertemente meteorizados, muchas veces ricos en óxidos secundarios de hierro y aluminio, se encuentran en zonas húmedas templadas a tropicales sobre antiguas superficies intensamente meteorizadas; suelos enriquecidos en arcilla.
    4.9.-Oxisoles, son suelos formados gracias a meteorización, humificación edafoperturbación debido a animales, presentan un color rojo o amarillo debido a la alta concentración de hierro, óxidos e hidróxidos de aluminio; también contienen cuarzo y arcilla caolinita, arcilla y de materia orgánica; se forman en las zonas tropicales y subtropicales intensamente meteorizadas.
    4.10.- Histosoles, son suelos orgánicos con acumulaciones de turba y lignito, tienen elevada fertilidad, con el único inconveniente de su frecuente encharcamiento y subsiguiente naturaleza potencialmente anóxica.

    NOTA.Si deseas saber como se aplica esta clasificación a los suelos venezolanos consulta esta página: http://www.gobiernoenlinea.ve/venezuela/perfil_geografia9.html

IMPORTANCIA DE LOS SUELOS.
Los suelos tienen gran importancia en el desarrollo de la vida de nuestro planeta porque:

  • Constituyen el soporte de los ciclos vitales que realizan las plantas, animales, los microorganismos y por supuesto el hombre.
  • Gracias a los suelos la vegetación natural y cultígena pueden fijar su sistema radicular para obtener agua y nutrientes necesarios en su desarrollo.
  • Los suelos son de enorme importancia en las cadenas tróficas ya que los productores primarios (plantas) obtienen de ellos los nutrientes, que luego son transmitidos a los herbívoros y posteriormente a los carnívoros.
  • Casi todas las actividades económicas y recreativas (agricultura, silvicultura, ganadería, caza, minería, industria, transporte, comercio, turismo) que realiza el hombre se sustentan en los suelos.


2 comentarios:

ELIZABETH MATA dijo...

elizabeth mata c.i: 21.069.206 geografia general seccion: B hola buens profesor primera vez que miro su blog me parece que la informacion ea interezante e importante lo voy a utilizar para ampliar y nutrir mis conocimientos sobre la materia...........la cartografia se encarga de estudio de los mapas y planos geograficos..

Anónimo dijo...

gracias me ayudaron mucho, un beso